En el camino hacia la tan ansiada “nueva normalidad”, la movilidad es uno de los principales desafíos que se imponen ante nosotros.

La sociedad está evolucionando y con ella su cultura. Actualmente, se plantea un cambio estratégico en la manera de movernos y como consecuencia, un aumento en la inversión de soluciones de movilidad digitales y sostenibles.

La tendencia del carsharing y el auge del coche eléctrico son dos claros ejemplos de que cada vez son más los que se acogen a estos comportamientos socialmente responsables en su decisión de compra.

Como consecuencia, ha surgido un nuevo movimiento con la intención de transformar la movilidad tal y como la conocemos hoy en día.

Smart mobility: la visión innovadora de movilidad

¿Cuántas veces ibas con prisa y te has quedado parado en un atasco? ¿Cuántas horas pierdes al año en carretera debido al tráfico? Como resultado de este tipo de preguntas, surge la smart mobility o movilidad inteligente. Es una nueva visión de la movilidad que surge por la necesidad de descongestionar las carreteras de las ciudades y los accidentes que se generan en ellas.

Pretende revolucionar la forma de desplazarse. Su foco de actuación son los denominados “tres ceros” que comienzan a definir el futuro de la industria automovilística: cero emisiones, cero accidentes y cero propiedad.

  • La sociedad avanza y cada vez está más concienciada con la sostenibilidad y el medio ambiente. Ya no se conforman con vivir, demandan un estilo de vida saludable y una calidad de vida alta en las ciudades. Esto deriva en un aumento del consumo de coches eléctricos, los cuales reducen hasta en una tercera parte la contaminación generada por los coches de combustión.
  • Los accidentes de automóvil producidos por errores humanos suponen el 91% del total. Por ello, cada vez son más los vehículos que cuentan con sistemas informáticos integrados, capaces de detectar el entorno y aplicar técnicas de conducción inteligente que reducen los accidentes en su totalidad. Disminuye la ansiedad y el estrés que se genera al volante y permite realizar trayectos cómodamente.
  • Sigue aumentando el número de personas que prefieren utilizar servicios de carsharing y renting a la compra de un vehículo propio, probablemente por el ahorro que supone pagar únicamente por el uso que le des al automóvil.

Sus principios fundamentales son: flexibilidad, eficiencia, tecnología, seguridad y accesibilidad. Al ser estos los valores por los que apuesta la sociedad.

Sin embargo, ¿cómo afecta esta nueva visión al sector? La demanda de vehículos eléctricos, autónomos y compartidos ha crecido mucho en los últimos años. Se estima que solo en 2020 fueron 26 millones de personas las que demandaron alguna de estas características en el uso de un vehículo. Por tanto, las marcas deben adaptarse a estas nuevas exigencias por parte de la sociedad para seguir estando a la cabeza.

¡Ya lo ves! Este nuevo tipo de movilidad está cogiendo impulso rápidamente. Y no es para menos, teniendo en cuenta todos los beneficios que reporta a la sociedad.

Pero para que veas que no es un mero ideal y que ya es tangible, puedes echar un vistazo al nuevo robot Nuro R2 y al último modelo IONIQ 5 de Hyundai . Al igual que ellos numerosos fabricantes como SsangYong o Mahindra están trabajando arduamente en la fabricación de automóviles autónomos y sostenibles para que sean una realidad más pronto que tarde.

Nosotros ya hemos dado los primeros pasos en movilidad inteligente. Somos pioneros en ofrecer a los concesionarios la posibilidad de formar parte de esta innovadora visión de 0 propiedad y 0 emisiones gracias a nuestro proyecto de carsharing Bequikly.

Y a ti, ¿te interesaría que tu concesionario formase parte de esta nueva realidad?   

¡Contacta con nosotros!